El azúcar debe enseñarse a consumir con responsabilidad
“Azúcar” es un alimento muy controversial en los niños, que merece la pena de ser definido: El azúcar es un nombre general que comúnmente se le puede atribuir a cualquier alimento o ingrediente con la capacidad de endulzar, aportando cierta cantidad de calorías, y con aporte o no de vitaminas y minerales. Los edulcorantes artificiales no calóricos, son otro tipo de endulzantes que no aportan calorías ni ningún nutriente, pero que no entraremos a discutir en este momento. 
Si has leído nuestros contenidos, sabrás porqué el azúcar como alimento o ingrediente individual no es “malo” por sí solo; su excesivo e irresponsable consumo en cantidad y frecuencia, sumado al desequilibrio en la alimentación lo podrían convertir en el ingrediente culpable. Lo podemos ver como el que debemos “prohibir”, pero es importante y necesario generar una educación y responsabilidad alrededor de su consumo, informando siempre acerca de sus efectos y consecuencias cuando se convierte en un hábito. 
Los azúcares añadidos o también llamados azúcares libres, son el azúcar que la industria añade al producto como ingrediente, en forma de azúcar, sacarosa, glucosa, fructosa artificial, jarabe, miel, entre otros. Hay que tener presente que ciertos alimentos contienen azúcares naturales, como lo pueden ser las frutas (fructosa), la leche (lactosa) y la malta en su estado natural, ingrediente principal de la Pony Malta!
Es importante diferenciar estas dos formas de consumo de “azúcar” para conocer las recomendaciones y límites de consumo de cada uno de ellos. Las alarmas, hoy se prenden por el consumo excesivo de productos con gran cantidad de azúcar añadida y productos elaborados a partir de harinas refinadas, las cuales metabólicamente se comportan similar al azúcar o sacarosa de mesa. 
Para valorar un alimento hay que evaluarlo como un conjunto y no como un nutriente aislado.
El dulce es un sabor innato que podría generar cierta dependencia, si es utilizado y consumido de manera irresponsable. El azúcar, es empleado entonces para realzar algunos sabores y con ello atraer a los niños hacia productos que podrían no ser los más saludables, sin debatir el gran sabor que éste confiere. Los productos con gran contenido de azúcar, favorecen a un consumo de energía excesivo en nuestros niños. Si este consumo se repite en desayunos, refrigerios, almuerzos y comidas día a día será un hábito de consumo, llevándolos así a un camino donde el azúcar será probablemente el culpable de provocar problemas en salud como sobrepeso, obesidad, diabetes, entre otras. 
Conscientemente entonces sabemos, que podríamos ofrecer esporádica y responsablemente productos con contenidos moderados de “azúcar añadida” a nuestros pequeños mayores de 2 años. Que estos alimentos sean momentáneos y no hagan parte de la dieta diaria de los niños.
Hoy, las exigencias de los consumidores por adquirir productos de calidad nutricional y las cifras alarmantes de enfermedades causadas por malos hábitos de alimentación generan la necesidad de crear nuevas iniciativas de la industria para ofrecer productos que favorezcan el bienestar de nuestros hijos.

Eat Petit Fed By Live Life
Nutrición Infantil Especializada
www.eatpetit.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí