No hay alimentos "buenos" o "malos" por sí solos, el equilibrio y balance en el consumo es la clave del bienestar.
Los alimentos que podrían atraer más a los niños han sido catalogados como los “malos del paseo”, pero ¿son éstos malos por sí solos?
Es fácil buscar un posible culpable de los niños y niñas que están “gorditos”, pero no hay un alimento que sea el responsable de forma individual: los estilos de vida y hábitos con consumos excesivos e inadecuados, abren el camino susceptible o de mayor riesgo a enfermedades. La meta está en comer equilibradamente, con variedad, porciones y frecuencia adecuadas, y nunca olvidar que tener una vida activa y en movimiento es fundamental para que la máquina de nuestro cuerpo funcione de manera adecuada! 
No se trata de prohibir alimentos o de ofrecerlos en preparaciones no llamativas, sin texturas ni colores y con poco sabor, pensando que podría ser el camino adecuado para orientar a nuestros niños y niñas hacia una alimentación saludable. Estamos formando pequeños cuerpos pensantes, que en algún momento tendrán la capacidad y libertad de poder elegir que comer. 
Es natural que se sientan más atraídos por empaques llamativos, con muñecos o juguetes de regalos que por una sencilla lechuga o papaya. El secreto está en mostrarles cómo cualquier alimento, con o sin empaque colorido, puede ser igual de divertido y delicioso! No hablar de “buenos” o “malos”, enseñar y mostrar los alimentos desde su naturaleza y por medio de los sentidos!
La naturaleza y la industria son dos grandes “fabricas” productoras de alimentos con diferentes calidades y proporciones de nutrientes. La naturaleza, debe ser la responsable de la base de la alimentación de cada día: Vegetales, frutas, cereales no procesados, tubérculos, leguminosas, carnes (pollo, res, cerdo), pescados, nueces, aceites naturales y el agua. Los alimentos empacados con características nutricionales específicas, como la Pony Malta que le encanta a nuestros pequeños, tienen momentos, cantidades y frecuencias definidas para un consumo equilibrado. 
El equilibrio a la hora de comer, hace referencia a la armonía que debe existir entre la variedad de alimentos que nos ofrece la naturaleza para garantizar calidad y cantidad de nutrientes que nuestros pequeños necesitan, en porciones proporcionales a su tamaño y crecimiento, y con hábitos adecuados, sin olvidar aquellos que dan felicidad y placer al comerlos, por gusto y momentos sociales.
Siendo madre y nutricionistas, creemos fielmente que la prohibición de alimentos no tiene ningún beneficio; la educación y orientación es la clave. Pero te estarás preguntando- ¿Cómo voy a educar a mi hijo/a para que sepa moderar su consumo de dulces y golosinas? - Con paciencia, amor, ejemplo y experiencias agradables alrededor de los alimentos naturales, lograremos que nuestros pequeños encuentren el equilibrio al consumir los alimentos que les encantan! 

Eat Petit Fed By Live Life
Nutrición Infantil Especializada
www.eatpetit.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí