Para lograr un bienestar duradero es importante tener en cuenta todos los factores que pueden influir.
¿Para qué comemos?. Es una respuesta “fácil”, a la que cualquiera podría responder: Para vivir. Comer es un comportamiento humano, que por naturaleza se ejerce con la necesidad de obtener ese “algo” que nos dan los alimentos: un equilibrio de vida que nos permite “funcionar”. 
Comer es una práctica diaria que debe estar en sintonía y armonía con las necesidades nutricionales de nuestros niños, sus hábitos, rutinas y creencias familiares, gustos y preferencias de alimentos, y con su felicidad!!
Pero, ¿Para vivir solo se trata de comer?
– No se trata sólo de consumir alimentos, esos cuerpecitos llenos de energía necesitan:
- Consumir alimentos con características nutricionales deseadas, en cantidades adecuadas, y variedad equilibrada en todos los grupos de alimentos. Con un consumo habitual de vegetales y frutas, alimentos fuente de proteína, cereales y alimentos fuente de carbohidratos, grasas de calidad; y con consumo equilibrado de los productos que les gustan, como el delicioso sabor de una Pony Malta!
- La actividad física, es una rutina indispensable que favorece los hábitos de una vida saludable. La Organización Mundial de la Salud - OMS, recomienda que como “grandes” creemos en nuestros niños el hábito de realizar alguna actividad durante el día, de por lo menos 30 minutos. En consulta de nutrición infantil, recibimos padres orgullosos que sus hijos no paran de “brincar” por toda la casa, pero es importante no confundir los juegos, saltos y “miqueadas” normales de un pequeño durante el día, éstas actividades hacen parte de su rutina habitual; que por las facilidades de la tecnología y nuevas formas de “distracción”, puede que realmente no sea mucho el tiempo destinado a estar en movimiento activo. Como práctica de actividad física debemos animarlos a realizar actividades diferentes a las acostumbradas durante el día. 
-Nuestros niños y niñas funcionan con y por emociones. Siempre garantizar que el momento de comer sea agradable, divertido y de felicidad: Ahí está la clave para que no relacionen luego los alimentos con posibles malas experiencias alrededor de ellos. 
Bienestar duradero, es un término que podría tener diferentes significados válidos, dependiendo de su enfoque. Para entenderlo y enseñarlo a nuestros niños, el cuerpo humano es una especie de “máquina” que necesita de:
1.    Alimentos en cantidad ideal, variedad equilibrada y con calidad de nutrientes para poder funcionar.
2.    Movimiento constante para evitar que se “dañe”. 
3.    Amor, felicidad y lenguajes positivos para aumentar su capacidad de trabajo.  
Ser consciente, y enseñar a serlo es la cualidad y habilidad más valiosa que podamos regalar a nuestros pequeños. Como “grandes”, debemos buscar estrategias para desarrollar en ellos la habilidad esencial de vida: Consciencia de un cuerpo que necesita cuidado y amor constante; criterio y responsabilidad en el consumo de alimentos como fuente de vida.
Eat Petit Fed By Live Life
Nutrición Infantil Especializada
www.eatpetit.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí