¿Eres consciente de los alimentos que componen tu carrito de mercado?
No les pasa que al llegar al mercado, son tantos los productos que muchas veces no sabemos que elegir, no sabemos por qué llevamos cierta marca y no queremos cambiar por desconocimiento o miedo. Conocer los alimentos que compramos en el mercado es la clave para garantizar una alimentación balanceada que favorezca el bienestar de nuestra familia. Ten presente que los niños nunca aprenderán a comer algo que no compremos, que no les parezca familiar o que nosotros mismos rechacemos con miradas, expresiones inconscientes o simple gusto. Sus gustos o preferencias por los alimentos, estarán condicionados por lo que pueden encontrar en la despensa, donde seguramente nunca faltará una Pony Malta.  
Pero, ¿seremos conscientes o conocemos porqué elegimos ciertos alimentos? Y… ¿seremos conscientes de que este acto, que quizás no es el más reflexivo, condiciona directamente los hábitos de alimentación de nuestros hijos?.  Son diferentes las razones por las que seleccionamos los alimentos: Por gusto, salud, precio, tradición o costumbre, marca o atracción de empaque, entre otras. Como son tantos los motivos, debemos iniciar un proceso de priorización en la compra para que exista un equilibrio y esto impacte positivamente en la alimentación familiar.
Es importante tener en cuenta las preferencias y gustos de nuestros niños, que la alimentación saludable debe ser también una alimentación feliz, y como somos los adultos los encargados de dirigir el camino de la alimentación, debemos ser muy sagaces a la hora de elegir alimentos: que a ellos les gusten, pero que a su vez tengan calidad nutricional. 
No siempre es tan fácil este proceso, por ello queremos compartir con ustedes tres estrategias que poniendo en práctica, lograrán que nuestra compra sea saludable, divertida y feliz.
1. Indaga cuales son los alimentos que más les gustan a tus hijos: si sabes que éstos no son aquellos que deban convertirse en un habito de alimentación, llega a un acuerdo de consumo esporádico y responsable con ellos. No hay necesidad de eliminarlos del mercado por pensar que son “malos” o poco saludables, recuerda que también confieren esa parte de satisfacción y felicidad a tus hijos. Con un consumo saludable orientado y responsable, hay momentos de antojos. 
2. Incluye siempre alimentos naturales y nutritivos, como los vegetales y frutas: Dan mucho color a tu nevera y despensa! Tu hijo siempre debe ver que estos alimentos hacen parte de la alimentación familiar. Si quizás son los alimentos que menos atraen a tus hijos, invítalos a participar en el proceso de preparaciones divertidas y saludables que incentivarán un adecuado consumo. 
3. Intenta enseñar los alimentos en su forma natural.  Mostrarles que muchos de los productos no son sólo lindos empaques coloridos: hay un alimento en su interior que deben reconocer por sí sólo, y ¿será igual de atractivo para ellos?..
Realiza este proceso de compra siempre incluyendo a tus hijos y a tu familia, aunque puede ser difícil y convertirse en un reto, cuando sea un habito será una actividad cotidiana que reunirá a todos alrededor de lo fundamental: El alimento.
Eat Petit Fed By Live Life
Nutrición Infantil Especializada
www.eatpetit.com

 

 

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

Excelente articulo

Zenaida Aguilera

Buenos días quiero información sobre los balones el enlace no abre o como hago gracias por la atención brindada

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí