“Come todas tus verduras o no hay postre”
“No mastiques con la boca abierta”
“Siéntate bien”
“Me costó mucho hacer la comida y me voy a sentir muy mal si no te la comes.”
Frases como estas las he dicho aun conociendo las herramientas de la disciplina positiva, mi vida es una historia relacionada con la comida y eso se ve reflejado en la crianza de mis hijos. Tengo la idea que si no comen se van a enfermar (eso lo estoy escuchando de mi mamá desde que nacieron mis peques). Me preocupa que, si no comen verduras, sufrirán como yo con el peso después de cumplir quince años y pienso que el pollo tiene muchas hormonas entonces mis hijas se van a desarrollar más rápido.
También tengo otras emociones relacionadas con mi tiempo en la comida, el amor que le pongo a cocinar y lo que me pasa cuando mis hijos antes de probar dicen “eso no me gusta”. Me pongo muy brava, me frustro y me dan ganas de obligarlos a comer.
Entonces me doy cuenta: ¡todo esto de la comida está relacionado en realidad conmigo y no con mis hijos! la que tiene un problema con la comida y con su forma de relacionarse soy yo, mis expectativas siempre están más altas de lo que mis hijos tienen la posibilidad de alcanzar.
También me doy cuenta de algo: doy muchas oportunidades en estos espacios para que pidan mi atención alrededor de la comida, buscando satisfacer en realidad necesidades emocionales que distan mucho de su deseo de comer. Ven en mi exceso de atención, una oportunidad para atraerla y que esté libre de otros distractores como también me pasa a lo largo del día.
He aprendido que en el momento de comer debo elegir la batalla, la manera de comer en la mesa es una importante para mí, no soporto ver a alguien comer mal, entonces acepto que esa batalla la voy a dar y expongo abiertamente que la necesidad es mía y que me encantaría una ayudita extra.  Uso frases como: “Para que yo pueda comer tranquila, necesito verlos comer bien ¿me pueden ayudar?”
Si mis hijos no tienen anemia, están deshidratados o enfermos de verdad entonces les permito elegir qué comer de lo que hay disponible en la mesa (no hago menús especiales), permito que se sirvan y disfruten el momento de comer sin regaños, chantajes ni expectativas mías en el medio. Hago estrategias como anticiparme y planear con ellos lo que vamos a desayunar, almorzar y comer en la semana, así los hago parte de este proceso. Eso sí, siempre está la opción de una Pony Malta que a ellos les encanta y a mí me deja tranquila en temas de nutrición, sé que con una Pony Malta en la mesa pueden comer menos de lo que yo quisiera y estarán bien alimentados.
También tengo otro cuidado, especialmente con las niñas, evito decirles cosas como “eso engorda” “estás muy flaca” “te tienes que cuidar porque tienes mi cuerpo” “yo era así chiquita y ahora mira cómo me volví por comer eso” “estoy a dieta” “hago ejercicio para bajar de peso”. Nada de eso está en el discurso de mi comida, ellos saben que no como dulce porque no es bueno para el cuerpo y que preferiría que ellos tampoco comieran de manera frecuente, les digo que hagan ejercicio como su papá porque eso pone el cuerpo sano y evito hablar de estándares de belleza.
La alimentación tiene muchos impactos, uno muy fuerte es el emocional y los niños lo relacionan desde muy temprana edad, por ejemplo, cuando les damos un dulce para que dejen de llorar, cuando toda la atención se la damos al momento de comer o cuando se llevan la idea que sino están “flacos” no son bonitos y que hay que ser bonito para pertenecer a un grupo social.
Mi invitación con este post es a darnos cuenta de todo lo que cobija la comida en la formación, la idea de nosotros mismos y las necesidades que se evidencian en estos espacios. Una vez nos damos cuenta podemos ser más asertivos con los niños y con nosotros mismos.
Por una maternidad sin culpa y a conciencia.

Juliana Molina
Mamá de tres
Tallerista
Certified Positive Discipline Parenting Educator & Classroom
Estudiante Gestalt Trascendente en @Prisma
Fundadora Mamás al Ataque
www.mamasalataque.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí