El ambiente moderno ha influido desde el cultivo hasta el momento de consumir los alimentos.
Cierra los ojos e imagina como era la vida antes, generaciones atrás en tradiciones y cultura familiar, oferta, comer y comportamientos alrededor de la mesa. Se destinaba un tiempo prudente para la selección, preparación y consumo de los alimentos, y la oferta de éstos estaba basada en la agricultura rural y campesina de la zona. 
Ir al mercado o plaza podía ser una tarea y “plan familiar”, se tenía contacto directo y cercano con los alimentos que vendían. Ahora no es un plan familiar, ni mucho menos requiere de gran esfuerzo, la tecnología nos ha llevado al punto de hacer las compras desde el sofá, basta con tener un Smartphone y listo.
La influencia en el cultivo de los alimentos, oferta, presentación, hasta los momentos alrededor de su consumo, han sido directamente determinados por la globalización e industrialización del mundo moderno, donde las nuevas generaciones son las directamente implicadas. 
Hoy se ha perdido parte de la agricultura campesina, la mayoría de los cultivos son productores de grandes cantidades de alimento y con características específicas y definidas (color, tamaño, vida útil, entre otros), para poder suplir la gran demanda de la población.
El mercado tiene en su gran mayoría, oferta de alimentos procesados con características únicas y propiedades nutricionales definidas; los alimentos naturales ocupan una pequeña parte de estos lugares. Los productos empacados, caracterizados por sus increíbles empaques, llenos de colores y muchos de ellos, con ilustraciones y personajes alusivos, son de gran interés para nuestros niños.
El consumo de alimentos se ha convertido además, en un comportamiento y “tarea” de disponibilidad de tiempo, sin la importancia de ser un momento para compartir, disfrutar y  de buenos recuerdos. 
Estos cambios han venido acompañados de una desinformación natural en lo que es una alimentación y nutrición adecuada, y lo importante alrededor de su momento; antes, por la oferta natural de alimentos, no existía la necesidad de trabajar en una orientación en el tema. 
La transición de los alimentos y falta de información alrededor de los mismos, ha traído como resultado cifras alarmantes e indeseables de condiciones y enfermedades prevenibles, causadas por hábitos y estilos de vida inadecuados y de excesos. Cuando nuestros niños son los “protagonistas” de muchos estos números, como padres podremos hacernos la pregunta:¿Qué hacemos mal?, ¿Que falta?. La carencia de educación e información podría ser el eslabón de la cadena que estamos obviando. 
Los cambios no son malos, son necesarios para la evolución de una población en desarrollo y crecimiento. Es importante garantizar que vengan reforzados con una orientación adecuada para enfrentarlos y sobrellevarlos de la mejor manera, para garantizar siempre la salud y el bienestar de nuestros niños. Los cambios regeneran y traen nuevas oportunidades, y en este caso descubrimientos científicos alrededor de los alimentos y sus “poderes”. Nuevos productos con facilidad de consumo y con características únicas, son aportes de la industrialización, como nuestra tradicional Pony Malta!
Eat Petit Fed By Live Life
Nutrición Infantil Especializada
www.eatpetit.com

¿Te gustó el anterior artículo?

PUBLICADO POR

COMENTARIOS

¡Regístrate y recibe contenido personalizado!
Tenemos tips únicos para ti.

Regístrate aquí